Razones por las que dejé de ser traductor autónomo (y una razón por la que volvería)

student-849822_1920Dice Alejandro Sanz en una de sus últimas colaboraciones que inventamos Twitter para desahogarnos, y creo que tiene razón (aunque la canción en la que aparece esta referencia me parezca una mierda). Utilizamos esta red social para contar cosas que nos pasan en nuestro día a día, aunque también compartamos noticias, recursos y otros enlaces interesantes. Hace ya un tiempo que he visto como (ex)compañeros de profesión acudían a la red del pájaro azul (traductores autónomos noveles o recién egresados de la carrera) que han decidido dejar de intentarlo, dejar de querer formar parte de este gremio por las dificultades con las que se encuentran día a día en su búsqueda de trabajo y  de nuevos clientes.

Como muchos sabéis, hace más de un año que dejé de trabajar como traductor autónomo y, si bien sigo colaborando con algunos clientes antiguos de forma muy esporádica (con todo en regla, por si alguno pregunta), ahora dedico mi tiempo completamente a la docencia, ya sea trabajando o estudiando. Sea como fuere, he decidido pensar en las razones que a mí me hicieron darme cuenta de que no quería formar parte (al menos, de momento) del gremio de los traductores, aunque siempre he dicho que siempre volvería.

Sigue leyendo

Anuncios

Sobre la motivación en el alumnado de Educación Secundaria

blue-1845901

El 26 de septiembre tuve la oportunidad de presentar (finalmente) mi Trabajo de Fin de Máster, para dar así por finalizado mi Máster Universitario en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas y, a la vez, también mi paso por la Universidad de Málaga. Mi proyecto, titulado «Alternativas en la búsqueda de la motivación en el alumnado de Educación Secundaria en la asignatura de Primera Lengua Extranjera», versaba sobre la motivación como hilo conductor, pasando por diferentes teorías y recursos que se podrían utilizar en el aula.

Asimismo, también tenía en cuenta, como base pragmática, mi experiencia en el período de prácticas como profesor de Inglés y el proyecto de unidad didáctica que tenía pensada exponer durante estas dos semanas en la que estuve trabajando. Por otro lado, también tuve que exponer las diferentes mejoras que se podrían haber hecho en esta unidad didáctica a través del período de observación previo, los comentarios de los alumnos y de mi tutora, y también del rendimiento de la unidad didáctica. Sigue leyendo

Llegó septiembre: planes para este curso

spring-1611531_1920

Cuando era joven (ya uno va coleccionando unos cuantos años), recordaba que decía que el verano se acababa cuando terminara la Feria de Málaga, que, para los no malagueños, suele ser durante la tercera semana del mes de agosto. Lo que decía tenía su razón de ser: durante las semanas siguientes, mis amigos se preparaban para la vuelta al colegio y, algunos, se tenían que encerrar en casa para intentar aprovechar al máximo el tiempo para intentar recuperar las asignaturas que tenían pendientes.

Sigue leyendo

Sobre deseos y logros

Me parece que las despedidas, cuando son cortas, saben mejor. Cuando vamos a los puntos que queremos tocar antes de decir adiós (o un «hasta luego», en este caso), tenemos más tiempo de pensar en lo que toca hacer después de despedirse: seguir viviendo.

Sigue leyendo

La lectura final de «Diario de un futuro traductor»

Diario de un futuro traductor - Ismael Pardo

Es imposible hacer un repaso por mi vida académica, profesional y personal sin tener en cuenta Diario de un futuro traductor. Es imposible no emocionarse pensar que hace más de siete años de la creación de un blog que llamó la atención de profesionales y alumnos, y que me permitió participar en casi una decena de charlas y de eventos; entre ellos, el ENETI de 2014, y algunas charlas enmarcadas en diferentes contextos de la Universidad de Málaga.

También emociona pensar que hace tres años que publiqué Diario de un futuro traductor, el libro que recoge los artículos más interesantes del blog y que agregó el diseño increíble de Josco Trejo, un prólogo de la traductora Eugenia Arrés y más contenido (entrevista con un terminólogo de la Unión Europea y profesor universitario, una lingüista y una reinterpretación de una entrevista a unos recién egresados).

Sigue leyendo

Mi experiencia con el bullet journal

notebook-2238099_1920

Vivimos en la era de la tecnología. Los ordenadores, los teléfonos móviles y demás dispositivos electrónicos se han convertido en la base de la sociedad. Los utilizamos para algo tan sencillo, tan simple o tan básico como saber qué hora es, escuchar música o leer un libro, pero también para acciones más complejas como saber cuánto le falta al autobús, pedir comida a domicilio o hablar con nuestros seres queridos.

Como la tecnología forma parte de nuestra sociedad y está tan arraigada, es curioso ver cómo todavía se lee en papel, e incluso miramos por encima del hombro a aquellos «pringados» que imprimen sus tarjetas de embarque en lugar de mostrar el archivo digital que podemos descargar desde el correo electrónico.

Precisamente, en una era tan tecnológica como esta, es impensable buscar la productividad en algo tan analógico como una libreta y un par de bolígrafos, pero precisamente ese es el secreto de los bullet journals: nos aleja de lo tecnológico los suficiente como para hacer atractivo algo tan simple como lo es una lista de tareas, aunque no es su único objetivo.

Después de más de un mes probando este método, no solo estoy viendo mejoras en mi productividad, sino que también estoy recogiendo algunos puntos que podría mejorar y otros que he dado por imposible, por culpa de mi nulo componente creativo.

Sigue leyendo

Máster de Profesorado de Secundaria: sobre las salidas profesionales y las oposiciones

laptop-3087585_1920

Volver a estudiar era algo que tenía planeado casi desde que me gradué de Traducción e Interpretación en 2014, pero sentía que debía dejarlo en segundo plano hasta que estuviese preparado. Quería saber qué era ser traductor profesional, ser autónomo, trabajar con clientes directos y, sobre todo, saber si todo eso era para mí.

El año pasado me di un descanso de la traducción (sí, actualmente no trabajo como traductor) y sentía, igualmente, que volver a estudiar seguía siendo un camino lógico para mí: quería seguir preparándome, aun si hubiera seguido en el mundo de la traducción. En más de una ocasión mencioné mi intención de estudiar el Máster Europeo de Traducción Audiovisual de la UAB… si sus precios no fueran tan prohibitivos.

Pero llegó el momento de decidir qué quería hacer con mi vida, y la docencia, que siempre ha estado ahí para animarme y orientarme, como si de una persona se tratara, tenía la respuesta: debía probar a estudiar el Máster de Profesorado en Secundaria. También he mencionado en más de una ocasión que mi objetivo final era dedicarme a la enseñanza, aunque dedicara parte de mi vida laboral a la traducción.

Una vez terminada la etapa de traducir y de saber que lo que quería era volver a estudiar, convertirme en profesor e intentar vivir de esto profesionalmente, tocaba adentrarse en el máster. De entrada, no tenía muy buenos comentarios, pero vi muchísimas salidas académicas y profesionales interesantes en los que era necesario un máster como el que estoy estudiando.

Sigue leyendo

Por qué el 2018 va a ser un buen año

plan-2372176_1920

Después del año de la búsqueda y del año de la inspiración, ha llegado el año de la acción (o eso es lo que pretendo). El 2018 viene con la esperanza de que se recojan los frutos que se han sembrado en 2017, que para mí ha sido uno de los años más difíciles a nivel personal y profesional.

Tomé una de las decisiones más valientes, estúpidas o increíbles que podría haber tomado: decidí dejar de trabajar en un trabajo relativamente estable para volver a casa a encontrarme a mí mismo.

Mucha gente me dijo que había sido estúpida porque dejar hoy en día un trabajo que te diera de comer o que te pagara los gastos era un lujo que muy pocos se pueden permitir a día de hoy; otros, me decían que era increíble porque parecía destinado al trabajo que había estado haciendo hasta ahora.

Yo considero que fue una decisión valiente: encontrarme a mí mismo me valía más el hecho de saber que estaba haciendo lo que creía que era correcto, aunque me costara perder un trabajo bastante jugoso, que seguir trabajando en algo que no me llenara. Y todo esto me lo ha demostrado el tiempo.

Supongo que lo he denominado «el año de la inspiración» porque me he podido inspirar en muchos niveles para llegar a este año con las ganas (y las ideas) suficientes para cambiar mi vida. ¿Queréis saber qué he aprendido en estos seis meses? Sigue leyendo

Consejos para un traductor (autónomo) en paro

question-mark-2492009

Cambiar de vida nunca es fácil, pero cuando las ganas de hacerlo te vienen de repente tienes que ver qué es lo que ocurre. Llevaba casi tres años de autónomo cuando me puse a pensar qué quería hacer durante el resto de mi vida: si bien traducir me había llenado durante bastante tiempo, llevaba una temporada con dudas. ¿De verdad quería estar traduciendo el resto de mi vida? Si la respuesta no era un «sí» rotundo, prefería ver qué pasaba.

Por la cabeza, se me pasaron por la cabeza muchísimas cosas, pero casi todas tenían que ver con la inestabilidad que te da ser autónomo, con los planes de futuro que tenía en la cabeza (que, irónicamente, tenían que ver con ideas que ya había maquinado en el pasado) y con que había recuperado mi pasión por la docencia.

Sea como fuere, decidí parar durante unos meses para ver qué es lo que me hacía falta para volver al redil con más fuerza o quedarme en otro lugar en el que mi pasión floreciera para trabajar al 100 %. Y sí, durante un tiempo (bastante poco, de hecho), fui un ni-ni. Así que me quedé en el paro. Pero este tiempo de inactividad (insisto, no llegó a la semana) me sirvió para recapacitar en la oportunidad que es la interrupción del trabajo para hacer otros planes.

Sigue leyendo

Las coordenadas del regreso

phone-1052023

Hace un tiempo, en una conversación sobre las idas y venidas de la vida, me dijeron una frase que se me ha quedado grabada al rojo vivo en la memoria: «uno siempre vuelve donde fue feliz». Y hoy estoy intentando volver a un camino que, hace un tiempo, dejé de lado. Muchos no lo saben, pero yo siempre, siempre, he querido ser profesor.

Ser profesor es algo que me llena tanto a nivel personal como a nivel laboral: hacer que alguien pueda aprender de tus conocimientos y que pueda crear nuevos a partir de ellos es, posiblemente, la recompensa más grande que pueda tener un profesor; además, poder estar en contacto con gente es algo que echaba de menos de cuando era traductor. Sí, he dicho era traductor.

Sigue leyendo