Hacia donde me lleve la brújula

suitcase-468445

El viaje continúa, y Coordenadas sigue su camino. O, mejor dicho, yo emprendo de nuevo la marcha y decido compartir mis viajes en este pequeño diario de a bordo. Tras unos meses de pausa, en los que no he cogido el lápiz ni el papel para apuntar ninguna coordenada interesante, vuelvo a ponerme al timón de este barco y a contaros qué es lo que nos espera. Aunque, sinceramente, solo podría hacer un boceto muy vago de lo que viene por delante.

Cuando empecé a escribir en Coordenadas, hace ya un año, venía de vivir uno de los veranos más estresantes, cansados y emocionantes (en todos los sentidos) de mi vida. Empecé a darme cuenta de que, en la vida, hay que poner prioridades y, aunque muchas veces no sea fácil, hay que ser lo suficientemente valiente como para tomar las decisiones adecuadas.

Después de cuatro años con Diario de un futuro traductor, un blog-convertido-en-libro en el que puse corazón, alma y muchísimo tiempo, decidí que estar alejado de la blogosfera era una idea buena, aunque no tanto como para que no pensara en escribir sobre mi vida como traductor autónomo, una faceta desconocida para mí y para muchos otros, y en la que podría echar una mano.

En ese verano en el que empezó a cocinarse la idea de escribir en este diario de abordo también estaba conociéndome a mí mismo, no solo desde un punto de vista personal, sino también profesional. Empecé a hacer mis primeras labores de comunicación digital, además de traducir, corregir y redactar casi a diario. Empecé a darme cuenta de que no me había equivocado al elegir mi profesión, pero que tenía que trabajar duro para conseguir unos resultados adecuados.

Y a finales de agosto llegó el momento: como siempre he dicho, mi año empieza en septiembre y era el momento perfecto para que naciera Coordenadas. Dejé que, poco a poco, se fuera llenando de historias. Y también se fue llenando de algo en lo que me gusta pensar: que la vida es un viaje en el que hay que hacerle caso a la brújula.

Toca volver a ponerse al mando, como dije antes, y viajar hacia donde me lleve la brújula. De momento, tengo planeadas varias paradas en las que hablaremos de traducción, de comunicación y de formación, las principales variantes de mi profesión que ejerzo ahora mismo; además, también compartiremos camarote con otros compañeros de la profesión, en la que nos contarán ciertos aspectos de la traducción que nos puedan parecer interesantes.

No sé qué otros destinos me depararán, pero espero conocerlos pronto. Y, sobre todo, que vosotros los veáis conmigo. Bienvenidos, de nuevo, a Coordenadas.

***

  • Una parada técnica. Antes de tomarme un descanso, dejé las mejores entradas de Coordenadas. ¿Quieres leerlas antes de que empiece el viaje?
Anuncios