Mi experiencia con el bullet journal

notebook-2238099_1920

Vivimos en la era de la tecnología. Los ordenadores, los teléfonos móviles y demás dispositivos electrónicos se han convertido en la base de la sociedad. Los utilizamos para algo tan sencillo, tan simple o tan básico como saber qué hora es, escuchar música o leer un libro, pero también para acciones más complejas como saber cuánto le falta al autobús, pedir comida a domicilio o hablar con nuestros seres queridos.

Como la tecnología forma parte de nuestra sociedad y está tan arraigada, es curioso ver cómo todavía se lee en papel, e incluso miramos por encima del hombro a aquellos «pringados» que imprimen sus tarjetas de embarque en lugar de mostrar el archivo digital que podemos descargar desde el correo electrónico.

Precisamente, en una era tan tecnológica como esta, es impensable buscar la productividad en algo tan analógico como una libreta y un par de bolígrafos, pero precisamente ese es el secreto de los bullet journals: nos aleja de lo tecnológico los suficiente como para hacer atractivo algo tan simple como lo es una lista de tareas, aunque no es su único objetivo.

Después de más de un mes probando este método, no solo estoy viendo mejoras en mi productividad, sino que también estoy recogiendo algunos puntos que podría mejorar y otros que he dado por imposible, por culpa de mi nulo componente creativo.

Sigue leyendo

Anuncios

Máster de Profesorado de Secundaria: sobre las salidas profesionales y las oposiciones

laptop-3087585_1920

Volver a estudiar era algo que tenía planeado casi desde que me gradué de Traducción e Interpretación en 2014, pero sentía que debía dejarlo en segundo plano hasta que estuviese preparado. Quería saber qué era ser traductor profesional, ser autónomo, trabajar con clientes directos y, sobre todo, saber si todo eso era para mí.

El año pasado me di un descanso de la traducción (sí, actualmente no trabajo como traductor) y sentía, igualmente, que volver a estudiar seguía siendo un camino lógico para mí: quería seguir preparándome, aun si hubiera seguido en el mundo de la traducción. En más de una ocasión mencioné mi intención de estudiar el Máster Europeo de Traducción Audiovisual de la UAB… si sus precios no fueran tan prohibitivos.

Pero llegó el momento de decidir qué quería hacer con mi vida, y la docencia, que siempre ha estado ahí para animarme y orientarme, como si de una persona se tratara, tenía la respuesta: debía probar a estudiar el Máster de Profesorado en Secundaria. También he mencionado en más de una ocasión que mi objetivo final era dedicarme a la enseñanza, aunque dedicara parte de mi vida laboral a la traducción.

Una vez terminada la etapa de traducir y de saber que lo que quería era volver a estudiar, convertirme en profesor e intentar vivir de esto profesionalmente, tocaba adentrarse en el máster. De entrada, no tenía muy buenos comentarios, pero vi muchísimas salidas académicas y profesionales interesantes en los que era necesario un máster como el que estoy estudiando.

Sigue leyendo

Por qué el 2018 va a ser un buen año

plan-2372176_1920

Después del año de la búsqueda y del año de la inspiración, ha llegado el año de la acción (o eso es lo que pretendo). El 2018 viene con la esperanza de que se recojan los frutos que se han sembrado en 2017, que para mí ha sido uno de los años más difíciles a nivel personal y profesional.

Tomé una de las decisiones más valientes, estúpidas o increíbles que podría haber tomado: decidí dejar de trabajar en un trabajo relativamente estable para volver a casa a encontrarme a mí mismo.

Mucha gente me dijo que había sido estúpida porque dejar hoy en día un trabajo que te diera de comer o que te pagara los gastos era un lujo que muy pocos se pueden permitir a día de hoy; otros, me decían que era increíble porque parecía destinado al trabajo que había estado haciendo hasta ahora.

Yo considero que fue una decisión valiente: encontrarme a mí mismo me valía más el hecho de saber que estaba haciendo lo que creía que era correcto, aunque me costara perder un trabajo bastante jugoso, que seguir trabajando en algo que no me llenara. Y todo esto me lo ha demostrado el tiempo.

Supongo que lo he denominado «el año de la inspiración» porque me he podido inspirar en muchos niveles para llegar a este año con las ganas (y las ideas) suficientes para cambiar mi vida. ¿Queréis saber qué he aprendido en estos seis meses? Sigue leyendo

Consejos para un traductor (autónomo) en paro

question-mark-2492009

Cambiar de vida nunca es fácil, pero cuando las ganas de hacerlo te vienen de repente tienes que ver qué es lo que ocurre. Llevaba casi tres años de autónomo cuando me puse a pensar qué quería hacer durante el resto de mi vida: si bien traducir me había llenado durante bastante tiempo, llevaba una temporada con dudas. ¿De verdad quería estar traduciendo el resto de mi vida? Si la respuesta no era un «sí» rotundo, prefería ver qué pasaba.

Por la cabeza, se me pasaron por la cabeza muchísimas cosas, pero casi todas tenían que ver con la inestabilidad que te da ser autónomo, con los planes de futuro que tenía en la cabeza (que, irónicamente, tenían que ver con ideas que ya había maquinado en el pasado) y con que había recuperado mi pasión por la docencia.

Sea como fuere, decidí parar durante unos meses para ver qué es lo que me hacía falta para volver al redil con más fuerza o quedarme en otro lugar en el que mi pasión floreciera para trabajar al 100 %. Y sí, durante un tiempo (bastante poco, de hecho), fui un ni-ni. Así que me quedé en el paro. Pero este tiempo de inactividad (insisto, no llegó a la semana) me sirvió para recapacitar en la oportunidad que es la interrupción del trabajo para hacer otros planes.

Sigue leyendo

Las coordenadas del regreso

phone-1052023

Hace un tiempo, en una conversación sobre las idas y venidas de la vida, me dijeron una frase que se me ha quedado grabada al rojo vivo en la memoria: «uno siempre vuelve donde fue feliz». Y hoy estoy intentando volver a un camino que, hace un tiempo, dejé de lado. Muchos no lo saben, pero yo siempre, siempre, he querido ser profesor.

Ser profesor es algo que me llena tanto a nivel personal como a nivel laboral: hacer que alguien pueda aprender de tus conocimientos y que pueda crear nuevos a partir de ellos es, posiblemente, la recompensa más grande que pueda tener un profesor; además, poder estar en contacto con gente es algo que echaba de menos de cuando era traductor. Sí, he dicho era traductor.

Sigue leyendo

Descanso del senderismo laboral

brittany-195961

Si 2016 fue el año de la búsqueda, como dije en mi despedida el 31 de diciembre, este era el año de la acción que necesitaba. En estos seis meses, he tenido la oportunidad de trabajar con nuevos clientes, afrontar nuevos proyectos y tener nuevos conocimientos gracias al aprendizaje específico de ciertas tareas.

Sin embargo, el año de la acción se ha convertido el año de la reacción. Os cuento: estoy a punto de cumplir los 25 años, y es una fecha especial. Llevo unas semanas sin saber muy bien qué quiero hacer. Parece que no soy el único: hay algo llamado «la crisis de los 25». Los que la sufren tienen dudas sobre si lo que están haciendo en ese momento es algo que les apasione y les llame suficiente la atención como para dedicarle el resto de su vida.

Sigue leyendo

¿Qué hace un traductor como tú con un mercado como este?

casual tuesdays.

Quienes me siguen desde hace unos cuantos años saben que mi pasión, incluso antes de empezar a estudiar Traducción e Interpretación, es la enseñanza. Aunque le cogiera el gusto a la traducción y le pillara el tranquillo (o no) a la interpretación, la docencia fue el motivo principal por el que empecé esta carrera. Siempre he sido muy práctico en la vida e intentado que todo lo que haga tenga un fin práctico.

Después de estar un montón de años con la idea de querer estudiar Traducción e Interpretación no quería que Filología fuera una opción. No quiero menospreciar a los filólogos (de hecho, siempre he pensado en hacer Estudios Ingleses para aumentar mis conocimientos), pero cuando estaba en Bachillerato veía a la filología como una disciplina oscura, teórica y pesada, algo muy alejado de lo que buscaba en la vida.

Cuando Guillermo Pinilla me ofreció ser ponente en un congreso por y para estudiantes en la ciudad de Soria, en la que me iba a encontrar con gente con unos pensamientos de actitud parecidos a los míos, no me lo pensé y acepté en el momento. Me acordé de cuando estaba en el instituto y pensaba en que lo que iba a estudiar me iba a abrir muchas puertas, y así fue.

Mi charla ¿Qué hace un traductor como tú con un mercado como este? trataba de arrojar un poco de luz a los estudiantes presentes los cambios del grado respecto a la licenciatura, las opciones que tenemos los graduados en un mercado tan masificado y globalizado como este, además de algunos consejos para el estudiante. Sigue leyendo

Entrevista a Ismael Pardo: «Hay que invertir tiempo y corazón»

blogging-336375Las relaciones humanas son muy curiosas, pero también la vida en general. Durante mis años detrás de Diario de un futuro traductor, tuve el placer de contactar con cientos de estudiantes de toda España (y parte del extranjero) gracias a mi pasión por enseñar y a la posibilidad de orientarlos académica y profesionalmente.

Muchos de esos estudiantes me preguntaron acerca de la carrera o me empezaron a seguir a partir de la creación del blog cuando comenzaron a estudiar; algunos, a día de hoy, ya la han terminado o están a punto de hacerlo. Y te enorgullece, de alguna forma, ver cómo esas personas crecen y van consiguiendo sus objetivos.

También algunos de ellos se convierten en amigos. Puedo nombrar a Ildefonso Muñoz, que empezó pidiéndome ayuda sobre la carrera y ha acabado siendo un gran apoyo personal y profesional, además de ver cómo se convirtió en tesorero de la AETI, o Clara von Essen, un caso similar y de cuyos éxitos me enorgullezco día a día.

La (mal llamada) entrevista que hoy me hace Adelina Bordea, estudiante de Traducción e Interpretación de la Universidad de Málaga, es más una conversación entre amigos. La cuestión es que Adelina quería contar con mi experiencia en su blog, que a día de hoy no está disponible, y no quería desaprovechar la experiencia de haber sido entrevistado por una chica tan brillante.

Adelina, además de futura traductora, se está labrando una carrera como creadora de contenido y bloguera de moda a través de su página My Sweet Paradise.

Sigue leyendo

La guía definitiva para ser productivo

Dar charlas es algo que me gusta, me apasiona y me inspira. No sé si es por mi faceta como profesor, o quizás porque me gusta estar en contacto con estudiantes y otros colegas de profesión, pero lo que sí sé es que es una experiencia que me hace querer dar más de mí. El día 24 de abril de 2017 tuve la oportunidad de volver a dar una charla delante de estudiantes.

Integrada en la Semana Cultural de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Málaga, e invitado por el Consejo de la Facultad de Filosofía y Letras, este año decidí que mi charla versara sobre algo que nos preocupa a estudiantes y a trabajadores independientes: la productividad.

El año pasado también participé en esta semana que se celebra la Facultad de Filosofía y Letras con una charla sobre consejos teórico-prácticos sobre la inserción laboral, y de la que salí muy satisfecho. Este año no iba a ser menos: hablaríamos de qué es la productividad, algunas técnicas y métodos para ser más productivo, y algunas anécdotas sobre la productividad en mi vida laboral (y también personal).

Sigue leyendo

Consejos para el traductor autónomo principiante

business-962310

Trabajar en algo que te gusta es algo que no todos tienen la suerte de poder decir. La verdad es que desde que me hice autónomo, hace ya más de dos años, hasta ahora, que soy totalmente independiente económicamente y en otros aspectos, he pasado por varios trabajos hasta poder estar en la posición en la que me encuentro.

Desde entonces, muchas cosas han sido solucionadas por el método de la experiencia de otros. Preguntar a compañeros cómo se hace algo o pedirles recomendaciones en perfiles profesionales para poder conseguir trabajo ha sido algo que he intentado hacer desde el primer momento (a veces, con resultados bastante pésimos); sin embargo, hay otros muchos aspectos de ser autónomo que he tenido que aprender a través de mi experiencia y del método «ensayo-error». Sigue leyendo