Consejos para el traductor autónomo principiante

business-962310

Trabajar en algo que te gusta es algo que no todos tienen la suerte de poder decir. La verdad es que desde que me hice autónomo, hace ya más de dos años, hasta ahora, que soy totalmente independiente económicamente y en otros aspectos, he pasado por varios trabajos hasta poder estar en la posición en la que me encuentro.

Desde entonces, muchas cosas han sido solucionadas por el método de la experiencia de otros. Preguntar a compañeros cómo se hace algo o pedirles recomendaciones en perfiles profesionales para poder conseguir trabajo ha sido algo que he intentado hacer desde el primer momento (a veces, con resultados bastante pésimos); sin embargo, hay otros muchos aspectos de ser autónomo que he tenido que aprender a través de mi experiencia y del método «ensayo-error». Sigue leyendo

Anuncios

Traductores sin complejos

chess-691437

Para mí «Traducción e Interpretación», por mi caso personal, significa mucho más que la carrera universitaria que me ha dado los conocimientos (básicos) para empezar a elaborar mi vida profesional. Para mí los cuatro años de universidad también significaron la orientación de muchos y la mía propia. Supongo que la faceta de profesor que llevo desde hace varios años fue la que dirigió esta parte de mi carrera.

Sea como fuere, gracias a estos momentos, pude orientar y descubrir la carrera a muchos estudiantes, y también hablar con los futuros traductores e intérpretes desde un punto de vista menos formal, más de tú a tú, dándole la oportunidad de que me contaran las ideas que tenían en la cabeza y cómo se podían conseguir (si se podían, claro está).

Hay que tener en cuenta que este tipo de estudiantes son de la generación millennial, cuyos factores principales son la preparación y la competitividad; sin embargo, es curioso ver la cantidad de veces que he tenido que hacer frente a los complejos de estos estudiantes para ofrecerles una respuesta y una orientación de calidad.

Sigue leyendo

Mi currículo de los fracasos

headache-1910644

En una época tan competitiva como la que estamos viviendo, no podemos permitirnos dejar pasar casi ninguna oportunidad laboral. Todos hemos tenido nuestro momento de buscar trabajo, y, durante ese tiempo, nuestro mejor amigo ha sido el currículo. De hecho, lo sigue siendo para los que buscamos trabajo mientras estamos trabajando.

El currículo es un documento muy especial que, a pesar de ser bastante «formal», es muy personal. Dentro de unos límites, cada uno lo estructura como quiere, le añade imagen corporativa o incluso una foto. En algunos países, añadir ciertos datos está prohibido o no se recomienda para evitar discriminaciones, y en otros es obligatorio añadir algunos detalles para que te consideren como candidato.

El otro día, en una charla informal con un par de estudiantes de Traducción e Interpretación, me preguntaron qué pensaba sobre los currículos y si les podía dar algún consejo sobre lo que debían tener para que una empresa te contratara. Después de darle muchísimas vueltas al tema y no ponerme de acuerdo ni conmigo mismo, se me encendió la bombilla: la clave del éxito (laboral) no solo está en lo que se muestra en un documento como el currículo, sino que está en lo que no se enseña.

Sigue leyendo

La maravilla de ser (traductor) autónomo

computational-2048169

Lo digo y no me lo creo: hoy, precisamente hoy, cumplo dos años como autónomo. Hace un año tampoco me creía lo rápido que pasa el tiempo, pero es verdad que, cuando estás haciendo lo que te gusta (en mi caso, traducir, enseñar, comunicar y orientar a estudiantes), el tiempo se pasa volando.

En cuestión de un año, me he dado cuenta de que había algunas claves que había que tener en cuenta, pero también muchísimo más por aprender y, sobre todo, por experimentar. Siendo autónomo tienes que sacar adelante, casi por obligación, un montón de cosas que puede que no se aprendan en otros trabajos: fiscalidad, facturación, actitudes empresariales y muchísimo más para que tu negocio siga a flote.

Son muchas horas invertidas en trabajo, a veces no productivo, pero, como decía, en mi caso, han sido dos años fantásticos, con sus idas y sus venidas, en los que he tratado de luchar por lo que quiero: una independencia laboral en la que hay que estar preparado para todo, incluso para ser un superhéroe, si la situación lo requiere. Pero ¿qué es lo que me gusta tantísimo de ser autónomo?

Sigue leyendo

La gamificación: de los (video)juegos a las aulas

boys-1782427

Muchos ya lo saben, pero además de ser traductor de inglés y de ofrecer otros servicios lingüísticos, paso una gran parte de mi tiempo como profesional autónomo ejerciendo de profesor con diferentes clientes y en diferentes modalidades. Actualmente, invierto mi tiempo como docente en tres partes (aunque no iguales): con una academia en línea, con una academia presencial y con algún que otro particular.

En las tres intento utilizar el mismo método, en el que me siento más cómodo, y es el de aplicar una teoría que ya hemos aprendido a una práctica con situaciones reales, del día a día y aplicados al objetivo del alumno (si está estudiando para un examen, si está estudiando para mejorar en su trabajo, etc.).

Sin embargo, en un cara a cara, como las clases particulares, y con un método como el online, en el que hay poco margen de maniobra más allá de ceñirnos a un manual y a un estilo de cómo hacer las clases, no hay tanta flexibilidad como sí podemos tener más «libertad» en unas clases en la que tenemos que cubrir contenido pero no cumplir unas reglas estrictas de seguimiento de las clases. Sea como fuere, en este artículo vengo a explicaros cómo implementé la gamificación casi sin querer en mis clases y, además, qué tiene de malo y de bueno.

Sigue leyendo

Medios sociales y orientación profesional

man-reading-touchscreen-blog

Durante los días 19 y 20 de diciembre se celebró el Congreso Internacional Phonitec en la Universidad de Sevilla, en el que se reunieron académicos y profesionales relacionados con los idiomas, la traducción, la fonética y las nuevas tecnologías a exponer diferentes ponencias sobre diversos temas.

Entre ellos, estaba la orientación profesional, con una mesa redonda titulada «La implementación de las nuevas tecnologías con una orientación profesional», en la que tuve el placer de participar con una minisección a la que titulé «Redes sociales y orientación profesional: el caso de Diario de un futuro traductor».

En ella expliqué por qué el uso de blogs y medios sociales en general me parecía un buen método para orientar a una generación como la actual, que pasa una buena parte de su tiempo libre (y de su tiempo profesional) en Internet.

Sigue leyendo

La oficina a cuestas: cómo es trabajar con tableta

ASUS Transformer Book T100

Cuando me preguntan por las cosas que no me gustan de ser autónomo, se me ocurren muchas, pero el tema del que voy a hablar hoy, precisamente, es una de las cosas que más me gusta: siendo traductor autónomo no necesito una oficina física para trabajar, sino que puedo hacerlo en cualquier lugar.

Ser profesionales freelance nos da movilidad. Nos permite trabajar mientras estamos de viaje, por lo que podemos acudir a eventos, irnos de vacaciones y hacer un proyecto puntual o, incluso, reunirnos con clientes en alguna otra ciudad: sea como sea, podemos tener una oficina totalmente operativa gracias a la magia de los equipos portátiles.

De hecho, yo ya he hecho uso de esa magia gracias a mi equipo portátil. Y no, mi oficina portátil no es un ordenador portátil, ni siquiera un ultrabook (¿acaso no son la misma cosa?). Cuando tengo que trabajar fuera de mi equipo habitual, utilizo una tableta. Y hoy os voy a explicar cómo se trabaja desde un equipo de este tamaño, además de las ventajas y los inconvenientes.

Sigue leyendo

El año de la búsqueda

writing-1149962Todos tomamos el 1 de enero y el 31 de diciembre como el principio y el final del año, respectivamente. Y así es, según el calendario, pero hay calendarios especiales. Los que trabajamos dando clases o estamos muy relacionados con el mundo académico, sea al nivel que sea, sentimos que los años empiezan en septiembre y terminan en junio, mientras que en verano se forma un vórtice del espacio y del tiempo donde intentamos generar todo el tiempo libre que luego nos va a faltar.

Sea como fuere, en los inicios y finales del año nos ponemos a pensar en todo lo que hemos hecho, pero también lo que no hemos hecho, durante los meses anteriores. Frases que empiezan con «Tendría que haber…» y «Ojalá hubiera…» se repiten en la mente una y otra vez no solo a lo largo de todos los meses que vivimos, sino, precisamente con más fuerza, en estas fechas tan señaladas.

Yo prefiero centrarme en lo que he hecho durante estos meses, en lo que he vivido y en lo que he experimentado de enero a diciembre, porque pensar en el año escolar (como normalmente hago) no tiene tanto sentido actualmente. Tampoco tiene sentido centrarse en lo que debería haber hecho; al menos, prefiero contaros cosas positivas y que os veáis reflejados.

Sigue leyendo

Entrevista a Antonio Martín: «Cada vez se toleran menos los errores en los textos»

antonio-martin-fernandez

Cuando me preguntan qué es lo que considero más importante a la hora de enseñar, les puedo dar una respuesta más o menos larga, pero todas se resumen en que el profesor debe motivar al alumno a aprender y a descubrir lo que puede hacer por sí mismo gracias a las enseñanzas del profesor, además del aprendizaje autónomo. Uno de esos profesores que motiva, que cautiva por su carisma y por sus enseñanzas es Antonio Martín. Y desde que tuve la oportunidad de conocerlo personalmente en el II Curso de Ortotipografía y Corrección de Estilo, organizado por el doctor Jorge Leiva Rojo de la Universidad de Málaga, se convirtió en un referente personal como profesional lingüista y como profesional docente.

Ahora que he tenido la oportunidad de presentar Diario de un futuro traductor en Cálamo & Cran, su gran proyecto de formación y su casa —«la tuya también, que lo sepas», me ha dicho más de una vez—, decidí aprovechar para preguntarle sobre su gran proyecto, que ahora cumple 20 años, además de sus implicaciones en asociaciones como UniCo y en el grupo de lingüistas Palabras Mayores.

Sigue leyendo

Los autónomos sí que somos superhéroes

StockSnap_6O4YPY4K8K.jpg

El tiempo pasa y todavía no me creo que hace ya casi dos años que sea profesional autónomo. En marzo de 2015 decidí que era el momento de hacerme autónomo y, como comenté hace ya unos meses, vender mi libro Diario de un futuro traductor y empezar a colaborar con colegas y regularizar mi situación laboral con otros clientes con los que quería empezar a trabajar.

Supongo que en ese 2015 tomé muchas decisiones que estaban enfocadas a emprender una aventura laboral que me apetecía y que era necesaria por muchas razones. No solo las laborales que acabo de mencionar, sino también muchas otras de carácter personal. Por ese entonces estaba trabajando detrás de una barra (donde la verdad es que aprendí muchísimo y, de hecho, volvería después de ver que los comienzos no son fáciles para nadie) y no me sentía cómodo haciendo algo que no me gustaba.

Así fue cuando, después de darle muchísimas vueltas, decidí empezar a intentar ganarme la vida con lo que había estudiado. Y fue entonces cuando me di cuenta de que las cosas que se decían sobre los autónomos eran verdad: son (somos, de hecho) unos auténticos superhéroes.

Sigue leyendo